Contenido:

Este blog es de análisis y opinión ¿Para qué está la tecnología sino para servir a la humanidad?

lunes, 13 de febrero de 2012

Consejo: Los chavales y la tecnología. Parte I

Creo que la tecnología es ya parte de la espina dorsal de los jóvenes (considero nacidos entre 1990-2010). Pero una cosa es servirse de la tecnología y otra que te cale hasta los huesos. La tecnología puede ayudar a crecer interiormente siempre que se use con responsabilidad. La tecnología a secas en cambio será inversión sin rentabilidad.

En las grandes ciudades muchos jóvenes prefieren un smartphone o una consola que una bicicleta o un coche. Les parece más rentable "socialmente" hablando.
Y tal vez lo sea pero suele dejar de lado otros buenos hábitos como son la lectura, los deportes, las artes o los abuelos. No es fruto de la casualidad que las redes sociales hayan recibido más adeptos en 10 años que el alcohol en 1000.
Y la relación me preocupa aún más si revisando la definición de "adicto", los términos "desmedido" y "apegado" se pueden identificar con un uso descontrolado de las redes sociales, a las que muchas personas acuden tan frecuentemente como pueden. A lo que voy no es que se debe reducir el tiempo que se dedica sino a que se debe de ser consciente de la cantidad y el fin para acertar en el uso.
Luis del Val en el artículo "La flauta tecnológica" avisa que "A medida que la tecnología se vuelve más compleja, mayor es la seducción que produce".

Sin embargo muchos jóvenes eligen herramientas y medios de comunicación y les dan un uso poco inteligente. El uso que se les debería dar atendiendo a la razón debería ser con templanza, prudencia, justicia e incluso fortaleza, que se transforma en voluntad.
La humanidad y no la tecnología creó la sociedad en que vivimos, perdiéndola o dejándola aparcada puede llevarnos a una sociedad sin futuro. Algo parecido al mundo felíz de Aldous Huxley con personas que se comporten como Milred en Fahrenheit 451.
Creo que el uso responsable de la tecnología puede ser fundamental para mejorar, pero la última tecnología sin la calidad humana es como lana sin tejer.
Y ahí quiero incidir: Tecnología y Humanidad deben ir de la mano, y es la humanidad la encargada de elegir por dónde debe andar la tecnología.

Hay muchísimos ejemplos en los que resulta patente el hecho de que la humanidad con pasión y con sus simples manos han tallado, escrito, pintado, inventado... maravillas. Pero bastará con un ejemplo gráfico: En lugar de hacer uso del compás(herramienta poco común y de cierta complejidad) alguien, ayudado de un lapiz, una cuerda y un dedo es capaz de trazar un círculo tan perfecto como el que dibujaría con el compás. Los problemas de los hombres siempre han estado ahí. Las soluciones también suelen estar al alcance de lo que se tiene. La tecnología ayuda mucho pero ojo, de vez en cuando coarta las capacidades humanas. ¿Cuando? Cuando se pierde de vista el fin de la tecnología.

Los consejos que Enrique Rojas se da a sí mismo en un artículo del periódico ABC son: 
"Educar es hacer que un ser humano tenga criterio y dignidad. Es seducir con modelos sanos, atractivos, coherentes y llenos de humanidad. Educar es seducir con los valores. Atraer por encantamiento y ejemplaridad hacia lo mejor. Los padres son, o basta que sean, modelos de identidad sanos, ejemplos atractivos y valientes que tiren de ellos en una dirección positiva".
Criterio. Muchas veces, cuando se tiene una visión amplia y desde distintos ángulos se tiene también constancia de que hay más de un enfoque al problema, que hay un "depende" en cada solución. Hablo de un problema cualquiera. En muchos casos para ganar criterio es necesario abstraer el problema: Olvidarse de la forma y color de los datos.

Los seres inteligentes de este planeta establecemos semejanzas en problemas parecidos y adaptamos la solución. Relacionar y clasificar con justicia también es ganar en criterio. Y los seres humanos llevamos milenios observando y clasificando la naturaleza, que de vez en cuando nos brinda una solución magistral. Pero tener criterio no consiste simplemente en conocer que hay varios enfoques, un buen criterio discierne entra la solución correcta y errónea, se trata por tanto de querer encontrar la solución y que sea la correcta.

Además Enrique, como catedrático de Psicología en la tercera del lunes 13 de febrero recuerda la distinción entre Información y Formación: 
"Información es saber lo que pasa, acumular noticias, estar al día. Mientras que Formación es tener criterios de conducta coherentes, saber a qué atenerse".
Recomienda tener ordenada la afectividad y dice:
"La voluntad es la joya de la corona de la conducta, que para mí pasa por delante de la inteligencia. Es una pieza decisiva de la ingeniería de la conducta".
Permitidme un símil de Arquitectura de Computadores:
Yo entiendo que la formación podría ser un módulo Hypervisor para la información; Un recurso intermedio pero que controla elementos clave: voluntad y sentimientos. La información es superficial y puede discrepar entre sí. La información es mucha, tiene lógica, crea sentimientos y afectos. Los sentimientos a su vez, los recibe la razón mezclada con la información y esta procesa. Con la razón se genera voluntad. Si la razón suele separar sentimientos e información no quedaría nada con lo que relacionar la ética de las decisiones y las acciones. Allí es dónde entra la formación que con acceso a la razón del individuo, al ver que es bueno, permitiría inyectar una dosis extra de voluntad. Un hombre con voluntad y fortaleza no es un individuo más robusto sino un individuo más humano. 
En una película de vaqueros oí: 
- ¿Y cómo sabes si un hombre es bueno?
- Fácil, basta con ver si en sus decisiones escoge a la mejor.

counter